¿por qué no entran los clientes en mi comercio?

De   22 octubre, 2012
Photo credit:  karolajnat / Foter / CC BY-NC-ND

Photo credit: karolajnat / Foter / CC BY-NC-ND

El artículo en sí –“10 motivos por los que un cliente no entra en tu comercio”-  nos ha parecido muy interesante y recomendamos su lectura completa, si bien, en las próximas líneas destacaremos y comentaremos aquellos puntos que nos tocan más de cerca:

No queda claro desde fuera qué se vende dentro.Habría que trabajar en la información en la fachada, principalmente en el rótulo, indicando la actividad de la tienda: zapatería, complementos, bisutería, etc. También hay que tener en cuenta que parte de la tienda se tiene que ver desde el exterior o provocará desconfianza

El producto expuesto en el escaparate y/o el modo en el que está presentado no resulta atractivo. A veces se colocan en el escaparate productos que no guardan relación entre sí, produciendo una impresión confusa. En otras ocasiones se presenta “el producto que interesa vender”, que no siempre coincide con el que interesa comprar al cliente o, simplemente, lo inadecuado es la manera de exponerlo. En estos casos, hay que cuidar la exposición en el escaparate y seleccionar el producto que sea representativo de la actividad de la tienda, del momento del año, del momento del producto y del timing del cliente.

No se indican los precios en el escaparate. Por lo tanto, desde el exterior no hay referencias, y el cliente no querrá entrar a preguntar por no comprometerse. Además, el cliente tiende a pensar que si el producto no muestra el precio es porque éste es alto. Con poner unos cuantos precios de referencia bastará.

No queda claro si está abierto o cerrado. Desde dentro puede parecer exagerado pero, tristemente, muchas tiendas cierran de un día para otro, así que una mala iluminación añadida a unos carteles en los cristales puede dar una sensación equivocada. La solución está en iluminar correctamente, despejar la puerta y los escaparates de carteles que lleven a la confusión y colocar un cartel en la puerta de abierto/cerrado

La distribución del mobiliario dentro del comercio, y por ende, de los productos, determina, no solo cuanto se va a vender, sino también que productos se van a vender más. El correcto uso de las cabeceras o los expositores próximos a la entrada o a las cajas permitirá dar mejor salida a las novedades, los productos exclusivos o los excedentes de stock, pudiendo reservar las zonas más alejadas de la puerta para aquellos productos básicos, entendiendo como tal, aquellos que no están sujetos a temporadas, modas o gustos pasajeros.

El cliente, al entrar en el debe ver los productos más llamativos, para atraer fácilmente su atención, expuestos, además, si es posible, de forma diáfana, para apreciarlos en su totalidad. Si estos productos pueden verse desde el exterior del comercio mejor aún, ya que supondrá una clara invitación a entrar. El efecto buscado es similar al que rige con el escaparate, pero en este caso buscamos que el cliente se centre en un producto concreto (por cada punto de atención), mientras que el escaparate puede intentar centrar la atención en grupos de productos, que sin embargo, en el interior del comercio, estarán dispersos en diferentes zonas. Si estos puntos de atención se pueden ver desde el exterior suele ser aconsejable reservar el escaparate para los productos novedosos, evitando usarlo para los productos de saldo, ya que un cartel de rebajas adecuadamente ubicado supone por sí mismo una invitación a acceder a la tienda, y lograríamos generar atracción en diferentes grupos de clientes.

Ya centrando el diseño en el escaparate, como hemos mencionado, debe presentar principalmente, productos novedosos agrupados por categorías y correctamente presentados. Presentar los precios es recomendable, pero para que sea una invitación para el cliente y que no cause rechazo suele ser recomendable elegir los productos en mejor relación calidad-precio, siempre que el factor calidad sea apreciable a simple vista, ya que este es el único elemento de juicio que el cliente tendrá desde el exterior de la tienda.

Pese a todo, estos consejos no dejan de ser generales y pueden no ser aplicables dependiendo de la ubicación, el tipo de comercio o el espectro de clientes objetivo. Si estás interesado en aclarar algún punto en concreto en relación a tu negocio puedes preguntarnos mediante los formularios de la web o dejando un comentario en este artículo e intentaremos aclarar tus dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *